Cañada

Los árboles que custodian la Cañada tienen el tronco negro, como los pulmones de un fumador que ha filtrando veneno durante años.

Pareciera que se inclinan en dirección al agua, pero quizás lo que intentan es huir de los autos.

Están de luto, tal vez, porque nadie más que ellos sabe, nadie más se anima a vernos.

Filtran los rayos del Sol a veces. Son una red en la que la ciudad entera se deja caer; pero ellos no caen.

El viento sopla ascendente. Y aunque les dijeron que debería ser al revés, se doblan, pero jamás se rompen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s