Úrsula

A veces cuando sueño con él, me despierto asustada, como si recuperara la conciencia después de un accidente.

Me miro las manos, me cuento los dedos, 5…10.

Me veo las piernas, siguen allí. Estoy bien, sigo estando entera: tengo manos para trabajar, tengo pies para huir.

Voy a estar bien, eso creo.

Pero recuerdo nuevamente que soñé con él, porque existe. Porque ya me ganó la batalla, durante el día con el miedo.

Ojalá pudiera denunciar también las pesadillas.

Y sueño despierta, Imaginando cómo sería vivir sin él. 

Un sudor frío me recorre la espalda al recordar que dijo que me ama, al entender que eso también significa que me odia.

No me vuelvo a dormir. Y quisiera creer, que aunque él exista, mañana voy a volver a despertar.

Que tengo derecho a seguir despertando.

Pero como saber si es real un derecho si a nadie le importa?

Y nos siguen matando… 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s